LA UMSA Y EL INO INICIARÁN EN JULIO UN ESTUDIO PARA DETERMINAR SI LOS LENTES FILTRAN O NO LA RADIACIÓN UV. EN BOLIVIA NO HAY UNA NORMA PARA CERTIFICAR LAS GAFAS.

Lentes de sol pueden ocasionar desde quemaduras hasta cáncer

06/29/2017 - 08:30
PÁGINA SIETE

Marco compró hace un año unos lentes de sol  que supuestamente tenía protección contra los rayos ultravioletas (UV). Sin embargo, hace una semana los usó  durante cuatro horas y éstos le quemaron el contorno de sus ojos.
 
"Estaba como mapache”, sonríe al recomendar a la gente  que a la hora de comprar gafas de sol  verifique bien de dónde los adquiere, pues  él se siente engañado al obtener sus lentes "de  una óptica y  a 200 bolivianos”, dijo.
 
Según el director del Instituto Nacional de Oftalmología (INO), Joel Moya, y los investigadores del Laboratorio Físico de la Atmósfera de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) el uso de lentes de sol caseros puede provocar desde quemaduras de piel alrededor del ojo, conjuntivitis, pterigium (carnocidad en el ojo), cataratas e incluso cáncer en los órganos visuales.
 
"Si uno no usa lentes sin protección está expuesto a irritaciones oculares, el brillo o reflejo del sol afecta al ojo y pueden provocar ceguera a largo plazo, también   pterigium, una carnosidad que crece sin ser nociva, pero se quita de forma quirúrgica, y después puede ocasionar la  aparición de cataratas en edades tempranas”, remarcó uno de los investigadores del Laboratorio Física de la Atmósfera, René Gutiérrez.
 
Moya  explicó que la ubicación del país y la altura son otros factores que provocan daños a la vista  ya que la radiación ultravioleta afecta más a la población. "Si no usa un lente adecuado puede generar queratoconjuntivitis pigmentaria sobre la córnea (una especie de lunar dentro el ojo) alteraciones en el cristalino y en la retina es decir baja visión”.
 
Según el experto cuando una persona está en pleno sol y usa  lentes oscuros, estos pueden  provocar que la pupila del ojo se dilate y la radiación maligna ingrese al ojo, esto, incluso, podría generar  cáncer.
 
"Estas afecciones son el pan nuestro de cada día”, lamenta.   
 
 El investigador del laboratorio, Luis Blacut, indica que en 2015 se hizo un estudio piloto  donde se evidenció que el 50% de los lentes solares no cumplen  con parámetros  para usarlos en exterior.
 
Sin embargo, aseguró que ese estudio mostró  datos preliminares. Ahora en el mes de julio iniciarán otra investigación más amplia para identificar qué tipo de lentes se usan en el país y respecto a qué normativas utilizan, si es la americana o la europea.

De acuerdo con otro de los investigadores, Ricardo Forno, el estudio se elaborará con un equipo sofisticado que lo construye el laboratorio con recursos del IDH (Impuesto Directo de Hidrocarburos), luego patentarlo como un equipo tecnológico boliviano. "El objetivo es saber  si un lente filtra o no la radiación” indicó para así recomendar a la población qué tipo de lentes deben usarse y en qué espacios.
 
Los resultados del estudio ayudarán a elaborar por primera vez una norma nacional para certificar los lentes apropiados para su uso en el país.

Salud obstaculiza al INO  en el recojo de córneas

El director del Instituto Nacional de Oftalmología (INO), Joel Moya, denunció que el Ministerio de Salud  pone obstáculos para contar con las córneas gratuitas que llegan  desde los Estados Unidos lo que pone en peligro las cirugías de ese órgano.
 
"La vez pasada tuvimos un problema con la Aduana, porque fue la que puso trancas pero tomaron conciencia y ahora nos favorecen y ahora es el Ministerio de Salud” quien  les obstaculiza, dijo a radio Fides.
 
Según el especialista, es el INO que buscó la donación de córneas en Estados Unidos y que espera que ese despacho ministerial deje de poner más trabas para acceder a las mismas pues hasta el momento hay   100 personas que esperan los trasplantes de este órgano ocular.
 
"En esta búsqueda, nosotros  buscamos las córneas, a pesar del esfuerzo de conseguirlas tenemos de tiempo en tiempo ciertos problemas, ciertas trancas, yo les entiendo por qué, tal vez sólo cumplen órdenes pero espero que reflexionen un poco y nos favorezcan, los que ponen tranca son médicos y trabajan para el Estado y el INO es una institución pública”, acotó.
 
Según el experto, una córnea cuesta 3.000 dólares pero al país llega de manera gratuita como donación y llega a gente que las necesita y que son de  bajos recursos económicos. Por eso se cuenta con el Banco de Córneas.
 
Otro problema que tiene el INO es que no se tienen córneas de nuestro medio porque la gente no dona esos tejidos.

Noticias breves por Urbana