Las protestas contra las armas se suceden en Estados Unidos desde hace una semana, cuando un instituto de Florida sufrió la matanza de 17 personas, y parecen haber prendido la mecha para un movimiento más amplio.

Una matanza tras otra, Estados Unidos –o al menos la mitad de la población que reclama más control de las armas– espera que al fin uno de esos baños de sangre sirva de catalizador para el cambio.

De forma repentina el jueves por la noche, el jefe de la Misión contra la corrupción y la impunidad en Honduras (Maccih), Juan Jiménez Mayor, presentó su dimisión.

Páginas

Noticias breves por Urbana