NUTRICIÓN

Alimentos con calorías negativas, ¿de verdad tienen menos energía de la que cuesta digerirlos?

05/10/2019 - 17:15
El País

Una teoría sugiere que son una realidad, pero un experimento en lagartos niega la razón a quienes la defienden.

Entre todas las teorías por las que uno puede interesarse en el momento de ponerse a dieta, la de los alimentos con calorías negativas es, de lejos, la más golosa. Según el razonamiento que la sostiene, existen comidas tan poco energéticas que el organismo utiliza más calorías en digerirlas y asimilarlas que las que dichos alimentos proporcionan. El resultado es que comer estos productos no solo no aporta ni una caloría al organismo, sino que hace que las pierda. Parece el mejor camino para perder peso. De hecho, parece demasiado bueno para ser verdad, y por eso un grupo de científicos ha decidido comprobar si la teoría es cierta.

Los supuestos alimentos de calorías negativas se caracterizan por tener mucha agua y fibra, así como poco o ningún contenido de grasa. Son viandas como el brócoli (que también tiene su lado oscuro), la lechuga, el pepino, el apio y el pomelo, que incluso podría ayudar a dejar de fumar. Los científicos no han prestado demasiada atención a la teoría que inspira una dieta perfecta para adelgazar, pero ahora, según el nuevo trabajo tienen argumentos para desmentir el sueño de cualquier persona que se pone a dieta porque, como revelan sus resultados y, en palabras de Calderón de la Barca, "los sueños, sueños son". 

La exigua, pero real, energía de 3 kilos de apio
Los investigadores no han hecho pasar hambre a ninguna persona, ni han trastocado sus costumbres en el terreno de la nutrición. En lugar de seres humanos, han estudiado el efecto de estos alimentos en reptiles de la especie Pogona vitticeps, más conocidos como dragones barbudos. No es que estos animales se parezcan a las personas, ni en el lugar que ocupan en el árbol de la vida ni en sus costumbres a la hora de comer (muchos ni siquiera tienen dientes porque engullen la comida sin masticar). Pero comparten con las personas características interesantes: tienen un tracto gastrointestinal y un proceso digestivo similar al de los mamíferos. Además, no ponen pegas a ciertos alimentos: pueden comer todo el apio que uno les ponga delante, lo que es de mucha utilidad para estudiar la teoría de las calorías negativas.

Los científicos dieron de comer a un grupo de los barbudos reptiles, originarios de Australia, el 5% de su peso en apio. Luego calcularon las calorías que habían asimilado y hallaron que habían retenido el 24% de la energía de las comidas en las que estos alimentos fueron los protagonistas. Con todo, los científicos dejan claro que no pretenden acabar con la esperanza de quienes recurren a este tipo de productos para hacer dieta. "Aunque este estudio desmiente la validez del apio y otros alimentos conocidos como de calorías negativas, estas comidas sí contribuyen a generar un balance energético negativo y, por lo tanto, la pérdida de peso", dice el texto que han dado a conocer en bioRxiv, un repositorio de artículos científicos que no han visto la luz en una revista científica.

El motivo principal es que la energía para hacer la digestión es una mínima parte de toda la que el cuerpo emplea a lo largo de una jornada, así que el apio sigue siendo uno de los alimentos más útiles para quien quiere minimizar calorías. Según datos de los investigadores, 3 kilos de apio darían la energía justa para que una mujer de 60 kilos aguantara 6 horas de inactividad, y una persona tendría que comer unos 12,6 kilos de apio para superar las calorías que gasta en un día. Vivir con esa dieta sí sería milagroso (aunque hay cosas ricas con las que ponerse morado sin engordar).

(CNN Español) — Aunque comas suficientes frutas y vegetales y ya conozcas acer

(CNN) – La próxima vez que trates de decidir qué hay de cena, considera que es