Fútbol europeo

Real Madrid renace en el Bernabéu

03/01/2020 - 23:00
EL DÍA

Real Madrid es único. En las peores situaciones, cuando parece al borde del k.o. encuentra en el corazón lo que no tiene en las piernas. Tras un primer tiempo contenido, gobernado por Barcelona, se desató enganchado a la anarquía de Vinícius y se llevó un partido emotivo, de los que invierten endencias. Marcó el brasileño, ayudado en su remate, y remachó Mariano, un especialista en alborotar los últimos minutos tanto tiempo ignorado por Zidane (2-0). El Madrid vuelve a ser líder y recupera toda la confianza que ahora falta en el Barsa, entregado al final.

Domino azulgrana. EEl discurso y la retórica se diluyen cuando se trata de jugarse los garbanzos. Zidane y Setién plantearon el Clásico recurriendo a sus viejas fortalezas. El francés apostó por Marcelo para dañar al Barsa y el cántabro tiró de Jordi Alba, pese a estar recién salido de lesión, y Arturo Vidal como apoyo para los puntas y los volantes para ganar la batalla en el centro del campo. Y como suele ocurrir en los últimos años, los azulgranas se sintieron a gusto en el Bernabéu. Ocurre que al Madrid de las últimas semanas, de la Real para acá, se le ve tierno en las áreas. Por eso repliega tan cerca de su portero, y por eso se atropella cuando se acerca al territorio enemigo. Después de los minutos de tanteo, Marcelo abrió las hostilidades ntrando por su costado en superioridad, pero en lugar de retrasar a Isco, solo, buscó a Benzema. La respuesta del Barsa fue inmediata, en una internada de Alba con el centro atrás que nosmalmente pesca Messi y esta vez encontró a Griezmann. Zurdazo alto. Dominio total de los azulgranas en el primer tiempo.

Aluvión blanco. Todo el caudal de juego del primer tiempo del Barsa se esfumó por la agresiva presión blanca. Setién intervino retirando a Vidal, que se fue rezongando. Entró Braithwaite y en la primera carrera se escapó de Marcelo. Su remate, forzado, lo salvó Varane. Cosas del fútbol, el movimiento táctico que parecía dar la ventaja al Barsa abrió el espacio para el gol del Madrid. Kroos templó en el costado izquierdo, pisó la bola, levantó la ceja y abrió un boquete a la espalda de Braithwaite, en posición de lateral. Vinícius se fue esta vez a portería y remató con fe, la justa y necesaria para que el desvío de Piqué sorprendiese a Ter Stegen (71'). Por insistencia, nadie lo merece más que  unior. Pudo aumentar la cuenta el Madrid, y pudo empatar el Barça en un cabezazo de Piqué, solo. Aún quedaba una última sorpresa. Mariano, novedad en la convocatoria por Jovic, aprovechó los cuatro minutos residuales para hacer estallar el Bernabéu (92').

Escuche en vivo