Los clasificados ya con marcas son: Karen Tórrez en los 50 y 100 metros libre, Santiago Cavanagh en los 100 libre, María José Ribera en los 50 libre; además de que Miklos Szabo, un Juvenil A, e Iván Soruco están muy cerca.

Juegos Suramericanos 2018 Con marcas mínimas se pretende mejorar el nivel de la natación

12/17/2017 - 08:30
Los Tiempos

“Tenemos que dejar de ser el último país en la lista sudamericana”, dice con firmeza Karen Tórrez, miembro de la comisión técnica de la Federación Boliviana de Natación (Febona), que hace unas semanas dio a conocer las marcas mínimas que los deportistas deberán tener para clasificarse a los XI Juegos Suramericanos Cochabamba 2018.

Las reacciones ante la comunicación de la Febona no se hicieron esperar, unos a favor y otros en contra, porque las marcas solicitadas serían demasiado “exigentes” y sólo unos cuantos las lograrían.

“No estamos pidiendo el tercer puesto sudamericano, estamos pidiendo incluso por encima del octavo puesto, para que hagan un buen papel, queremos dejar de pelear por no quedar últimos, queremos tratar de pelear las finales”, dijo Tórrez, a tiempo de reconocer que las marcas sí generaron polémica, “porque el nivel es fuerte, pero porque el nivel sudamericano lo es, tenemos campeones olímpicos, medallistas mundiales, entonces realmente la exigencia es mayor”.

Tórrez es la única nadadora que consiguió subirse al podio en los XVIII Juegos Bolivarianos Santa Marta 2007. Una medalla de oro en los 50 libre, con una marca (25”00), que implicó un récord bolivariano y nacional, además de acercarle a una marca de semifinal olímpica y ser un tiempo de semifinal mundial. Además logró la medalla de plata en los 100 libre (56”14).

Las voces en contra de las marcas mínimas hablan de que éstas, al ser tan exigentes, sólo generarán estrés en los deportistas, quienes incluso podrían desanimarse y abandonar el deporte al ver que no podrían alcanzar esos tiempos.

“Hay nadadores que se motivan porque lo ven como un reto, pero hay otros que más bien dicen ‘imposible’ y se frustran, pero eso depende mucho también del entrenador, porque el entrenador tiene que explicarle que si quiere mejorar se deben esforzar y no que los desincentiven diciéndole qué mal que lo han hecho”, explicó Tórrez, a tiempo de indicar que, pese a que las mínimas son exigentes, ya existen tres deportistas clasificados y otros que están muy cerca.

Los clasificados ya con marcas son: Karen Tórrez en los 50 y 100 metros libre, Santiago Cavanagh en los 100 libre, María José Ribera en los 50 libre; además de que Miklos Szabo, un Juvenil A, e Iván Soruco están muy cerca.

A nivel sudamericano, las marcas que pide Bolivia no son las más exigentes, porque por ejemplo Argentina solicita las marcas del cuarto puesto sudamericano para clasificar a sus nadadores a los Juegos.

Otra de las voces en contra señala que, al ser las mínimas muy exigentes, los nadadores bolivianos nunca tendrán roce internacional, al no poder clasificarse a los torneos.

“Tenemos que tener un equipo competitivo, que haga un buen papel por Bolivia, ese es el objetivo, estos Juegos no pueden ser un premio al esfuerzo, tenemos muchas competiciones internacionales para que los chicos tengan roce internacional por ejemplo está la Copa Pacífico, la Copa Regata en Lima, la Copa Mococa, la Copa Latina, donde el nivel no es tan alto, pero los Juegos Suramericanos es absoluto y tenemos que tener gente al nivel”.

Según los criterios de clasificación para completar los equipos de relevos se tomará en cuenta a aquellos nadadores que estén más cercanos a la marca mínima tanto en libre como en estilos. Los nadadores tienen todos los campeonatos regentados por la Febona, Consanat y FINA para lograr las mínimas.

Noticias breves por Urbana