Sin descanso y organizados, vecinos de las zonas afectadas por la riada y el lodazal en la zona de Taquiña intentaban recuperar sus pertenencias.

Maquinaria pesada y las brigadas llegan a destiempo hasta la zona

02/08/2018 - 08:15
Los Tiempos

La desorganización y falta de coordinación entre las instituciones que intentan colaborar en Tiquipaya provocaron aglomeraciones de maquinaria pesada y un efecto contraproducente en el las zonas de intervención.

A las seis de la mañana, en la zona de Taquiña se encontraba una excavadora que poco después dejó de funcionar por falta de combustible. La ayuda por parte de las Unidades de Gestión de Riesgo (UGR) llegó cerca a las nueve de la mañana, al igual que algunas brigadas de rescate y la Policía Militar (PM).

Sin descanso y organizados, vecinos de las zonas afectadas por la riada y el lodazal en la zona de Taquiña intentaban recuperar sus pertenencias, ingresaban a sus domicilios prácticamente cubiertos por el lodo, exponiendo su integridad.

Diferentes autoridades del departamento y municipios llegaron hasta las zonas de afectación para cerciorarse de la magnitud de las afectaciones. Si bien se desplazó maquinaria pesada, palas y volquetas, los trabajos no iniciaban por el congestionamiento que ocasionaban los mismos equipos.

En la prolongación de la Circunvalación, zona de Molle Molle (noroeste), desde la madrugada, familias enteras intentaban recuperar sus pertenencias del lodo.

“Anoche vinieron varias autoridades, ahora también los hemos visto por la televisión diciendo que están ayudando a las familias afectadas desde temprano. Mire la hora que es, aquí arriba no hay nadie, no hay maquinaria; nosotros como vecinos solitos nos hemos organizado para ingresar y poder rescatar algunas pertenencias”, expresó Filomena, una de las vecinas afectadas.

Preocupados, con una expresión de desolación e impotencia en el rostro, decenas de personas llegaban hasta lo que quedó de sus domicilios para poder ver la magnitud de los destrozos que dejó a su paso la llegada del lodazal y gigantes piedras arrastrados por el agua.

“Cerca a las cinco de la tarde hemos escuchado un estruendo. El lodo estaba avanzando por la pared, con la ayuda de la escalera pudimos escapar llevando sólo unas frazadas”, expresó Petrona Mamani, una persona de la tercera edad.

Mamani relató que vive en la zona desde hace 17 años, y ésta es la primera vez que se presenta una situación de semejante magnitud.

“Nosotros aquí hemos construido nuestras casas. Las autoridades nos dijeron que es área verde y que no podemos asentarnos. Los que antes eran autoridades de Tiquipaya han loteado en esta zona, nosotros en un pequeño espacio hemos construido una casa. No tenemos papeles, somos asentados”, expresó.

Ayer, el vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, realizó una inspección en el lugar. Se comprometió a reconstruir las viviendas de las personas afectadas. “Una vez que salgamos de esta desgracia, tenemos que ayudar a reconstruir sus vidas. Es gente que tiene deudas que perdió sus casas”, expresó mientras realizaba un recorrido casa por casa.

En tanto, sin respetar el dolor y desesperación que existe en las familias damnificadas, los antisociales ingresaron a los domicilios para sustraer objetos de valor, aprovechando la oscuridad de la noche.

“Lamentablemente, hay gente que lucra con la desgracia y anoche robaron las pertenencias de las familias. Vamos a instruir a la Policía, a las Fuerzas Armadas que se redoblen la seguridad en las noches”, expresó el Vicepresidente.

 

“Anoche vinieron varias autoridades que se comprometieron a ayudar desde temprano, pero ahora no llegan”

“Lamentablemente, hay personas que lucran con la desgracia de la gente, robando sus pertenencias”

 

VERSIONES

"Hasta allá donde el árbol, ahí era el río; pero ahora el río está en nuestras casas. Ahí donde hay lama había una calle grande todavía". Filomena. Vecina afectada

"Hasta las cuatro de la mañana hemos tratado de acarrear el agua para que vuelva a su curso normal, pero, como ve, el caos es demasiado alto. Seguimos trabajando". Isaura Cruz. Vecina afectada

"Yo con mis cuatro hijos vivo en estos 245 metros de terreno donde nos hemos asentado para poder tener un espacio donde vivir". Petrona Mamani. Persona de la tercera edad afectada

"Hemos tomado nota que las cosas que más faltan son maquinarias, tractores, palas, camiones para sacar el lodo. Todo es lodo dentro de las casas". Álvaro García Linera. Vicepresidente

"Hemos habilitado albergues para las personas que lo necesiten, ahí les estamos brindando alimentación y cobijo". Iván Canelas. Gobernador

 

LA REACCIÓN DE YPFB Y ELFEC FUE TARDÍA

Arriesgando sus vidas, familias enteras comenzaron a caminar encima de los cables de electricidad y con fuerte olor a gas a raíz de las fugas.

Pese a que la emergencia se reportó desde el martes en la noche, los equipos de Yacimientos Petrolíferos Fiscales de Bolivia (YPFB) y de la Empresa de Luz y Fuerza Eléctrica Cochabamba (Elfec) llegaron ayer a media mañana.

En tanto, prácticamente familias enteras comenzaron a caminar encima de cables de electricidad. “Cuidado con los cables, no han cortado la corriente todavía”, advirtió una de las personas que se encontraba en la zona.

Aproximadamente a las 9:30 de la mañana, personal de Elfec llegó hasta la zona de Molle Molle (noroeste) para cortar la electricidad.

“Es increíble que recién vengan a esta hora, algunos animalitos murieron electrocutados al pisar los cables de electricidad. Nosotros arriesgándonos también estamos pasando por aquí”, expresó molesto uno de los vecinos.

Pasadas las 10 de la mañana, personal YPFB llegó a las zonas de afectación para poder controlar la fuga de gas que existe en el lugar desde la noche del desborde del río Taquiña.

El martes por la noche, varias personas solicitaron a YPFB cortar el suministro de gas para evitar alguna explosión en la zona. Vecinos afectados lamentaron la lentitud con la que actuaron estas empresas para evitar cualquier eventualidad.

Noticias breves por Urbana

Publicidad

Las familias del Trópico son las más afectadas de todo el departamento por inu

La represa de La Angostura está casi llena, después de tres años se sequía, in

Un grupo de jóvenes salió en caravana por calles y avenidas de la ciudad para