Existen tres afluentes con la misma amenaza de deslizamiento por deforestación y construcciones.

Hay 9 barrios con casas ilegales en riesgo y aún buscan a 4 desaparecidos

02/09/2018 - 07:00
Opinión

A los lados del río Taquiña, que se desbordó con lodo y causó desastres desde la noche del 6 de febrero en Tiquipaya, hay nueve barrios con casas ilegales y en riesgo, aspecto que se conocía desde el año 2010.

El antropólogo especialista en Planificación Territorial Augusto Delgadillo fue coordinador general del Plan de Ordenamiento Urbano y el Plan de Desarrollo Territorial de Tiquipaya, y esos documentos evidenciaron la situación de riesgo ya hace más de siete años. Pero, el plan no se logró aprobar. “Estaban más preocupados de consolidar su derecho propietario. Los loteadores han estafado a mucha gente”.

“En el plan se especificó cuáles eran las zonas de riesgo y el cálculo de los manzanos que estaban en esos sectores y en la franja de seguridad”.

Delgadillo aclaró que, aunque los vecinos cuenten con documentación aprobada, son asentamiento irregulares, por ley. Hay viviendas dentro de la franja de seguridad de 50 metros a los lados del río. “Son ilegales”.

Entre los barrios más afectados están Molle Molle (lado este del afluente) y Juventud Chilimarca (lado oeste), que registró casas derrumbadas, muerte y desaparecidos.

También están las Organizaciones Territoriales de Base (OTB) Chilimarca, Trojes y Villa Porvenir. Incluso parte de Ciudad del Niño tiene posibilidades de afectación.

Estas seis OTB tienen viviendas dentro la franja de seguridad, pero “están aprobadas y tienen todo regularizado”. Están bajo la cota 2.750, el límite permitido para las urbanizaciones en el Parque Nacional Tunari (PNT).

Hay tres zonas sobre la cota: Pucun Pucun y Villa Satélite que no tienen autorizaciones, y Villa Belén que está en parte dentro el área protegida.

El profesional enfatizó que los parámetros de franjas de seguridad e identificación de zonas de riesgo se violaron en todo momento. “Hay casas que están a cinco metros. Hay viviendas que tienen la fachada lateral casi dentro del río. Es una zona de riesgo, parte de inundación y parte de arrastre de sedimentos (…). Quien tiene la tuición de cuidar eso es el municipio”.

El exdirector del Parque Nacional Tunari (PNT) Carlos Espinoza advirtió que el lugar es donde se ha dado una de las mayores expansiones urbanas de la región metropolitana de Cochabamba, “de la manera más irresponsable y con la complicidad, en muchos casos, de instancias públicas que autorizan urbanizaciones, viabilizan y legalizan terrenos en ríos y franjas de seguridad”.

Como ejemplo, informó que hace poco más de una semana se entregó conclusiones de saneamiento de tierra en la zona de la cuenca Taquiña.

EROSIÓN Y DEFORESTACIÓN La falta de forestación es causa de erosión en las partes altas de la cuenca Taquiña. El director del Servicio Departamental de Cuencas Enrique Soria dijo que éste fue un motivo para el deslizamiento que llegó hasta los barrios ahora afectados.

Espinoza detalló que Taquiña es uno de los 39 ríos y quebradas que bajan de la cordillera del Tunari. “Es también la cuenca más afectada por incendios (21 en 2016 y 8 en 2017), por lo que el grado de deterioro de suelos es potencialmente elevado debido a la radical disminución de cobertura vegetal”.

Esto repercute en mayor riesgo de erosión y deslizamientos de tierra, “que con lluvias fuertes como la granizada ocurrida en la parte alta de la cuenca Taquiña, se convierten en mazamorras, es decir aludes de barro, agua y rocas”.

Enfatizó que cualquiera de estos 39 ríos que bajan del Parque Tunari, en particular unos 12 que parecen ser los más críticos, en menor o mayor grado, “pueden provocar riadas con inundaciones y mazamorras desastrosas”, por el alto grado de vulnerabilidad en la que se encuentran las cuencas.

El director del Servicio de Cuencas agregó que una socavación en las alturas causó el deslizamiento.

Agregó, coincidiendo con Delgadillo, que el manejo de cuencas se hizo en los años 90. Tras ese trabajo, “el mantenimiento quedó a cargo del municipio”. Acotó que la Alcaldía de Tiquipaya no hizo esta tarea.

OTRAS CUENCAS La cuenca Khora - Chutakawa, que es la que delimita los distritos 4 y 5, lado norte de la avenida Ecológica en Tiquipaya, registra una situación similar de riesgo de deslizamientos. Se trata del sector donde están el matadero y el botadero de basura municipal. Delgadillo explicó que, si llega la riada, no solo se daría inundaciones y arrastre de sedimentos, sino un problema de contaminación.

“Si se arrastra todo lo que es el botadero, todo el Distrito 6 (al sur de la avenida Ecológica) y hasta Colcapirhua tendría un impacto ambiental tremendo. Hay piscinas de lixiviados, el matadero tiene sus piscinas de tratamiento de aguas y eso puede arrastrar”.

Este tema también fue advertido desde 2010. En la zona hay áreas urbanizadas.

Ch’aky Mayu, hacia Sacaba, es otro afluente con características similares, con falta de forestación en la parte alta y con presencia urbana. “Está recibiendo un cambio de uso de suelo muy violento por la parte de Pacata Alta y de otras comunidades”.

Tienen mayor crecimiento urbano, los otros tienen riegos pero no tienen gente en la zona.

Soria agregó que las posibilidades de deslizamientos están latentes en todos los afluentes. Pero, aseguró que lo de Taquiña “fue un hecho fortuito”.

No fue posible ayer acceder a la versión del Alcalde de Tiquipaya.

3 Causas para el desastre

Los expertos identificaron que las causas para el desastre en Tiquipaya fueron una socavación en la cuenca Taquiña, la deforestación en la parte alta que provoca erosión y las casas ilegales.

Tres afluentes amenazan al municipio
El río Tamborada, la torrentera Rumy Mayu y la que circunda a la zona de Los Molinos en el Distrito 8 son los afluentes que ya provocaron conflictos y que amenazan en distintos puntos de la ciudad.

El alcalde de Cochabamba, José María Leyes, informó que realizará ajustes presupuestarios para disponer 8 millones de bolivianos para la compra de maquinaria y otros para la atención de emergencias en el municipio.

El secretario de Infraestructura del Desarrollo Territorial de la Alcaldía, Carlos Abasto, manifestó que las zonas que registraron mayor emergencia en la ciudad fueron el barrio Los Molinos en el Distrito 8, las OTB de la avenida final Panamericana sur y por la Base Aérea en el sur; además del sector de Valverde en el lado oeste, sector límite con el municipio de Colcapirhua.

La autoridad expresó que los reportes de anegaciones se dieron la noche del 7 de febrero, desde los 15 distritos municipales. El Alcalde expresó que cinco fueron los más afectados.

Leyes detalló que en el Plan Operativo Anual (POA) 2018 se inscribió 3.5 millones de bolivianos para emergencias. Sin embargo, y aunque los problemas no son mayores en el municipio, se determinó hacer los ajustes en el presupuesto para disponer recursos para la compra de dos motoniveladoras, dos volquetas y 20 bombas, entre otros requerimientos.

Abasto agregó que en los eventos recientes suscitados en el municipio se desplegó unos 160 funcionarios para la atención de emergencias por anegaciones, principalmente.

Noticias breves por Urbana

Publicidad

Las familias del Trópico son las más afectadas de todo el departamento por inu

La represa de La Angostura está casi llena, después de tres años se sequía, in

Un grupo de jóvenes salió en caravana por calles y avenidas de la ciudad para