Los vecinos de Montecillos y Encanto Pampa están en alerta.

Dos ríos están en riesgo de desborde y vecinos piden ayuda

02/14/2018 - 08:30
Los Tiempos

Mientras el cauce de la torrentera Taquiña ha permanecido alto a una semana del deslave del cerro, las cuencas del río Tolavi y K’ora han generado una nueva alerta en el municipio.

Los vecinos de Montecillos y Encanto Pampa están en alerta. Desde la llegada del alud, el cauce de las dos torrenteras comenzó a incrementarse y hasta ayer la greda del borde este cedía con el choque del agua. En suma, los gaviones se derribaron.

Hace dos días, un desborde en la madrugada anegó parcialmente algunas viviendas al este de la localidad. “Las aguas han incrementado por la crecida en la cumbre, eso ha ocasionado que algunos espigones cedan”, explicó el director del Servicio de Caminos, Christian Villarroel.

Zaida, vecina de Encanto Pampa, contó que hay miedo por una situación similar a la de Taquiña. “Aquí ni siquiera había agua antes”.

Por su parte, el dirigente de Montecillos, Lucio Guardia, explicó que hay un desvío en la parte baja del río, por lo que el agua se acumula en su comunidad. “Queremos evitar muertes”.

El alud del río Taquiña cobró la vida de cinco personas. El lunes, después de siete días de una intensa labor de auxilio, se rescató el cuerpo de la quinta víctima de la mazamorra, Teodoro Acuña (78), a 30 metros de su hogar. “Se ve que ha sido aplastado, el señor estaba queriendo ubicar un palo en el muro y la mazamorra lo ha sorprendido”, relató el responsable de la Unidad de Gestión de Riesgo de Tiquipaya, Roberto Campero.

La mazamorra tenía una profundidad de entre cuatro a cinco metros. A pesar de que un día antes los rescatistas limpiaron los restos del interior de la vivienda, no lograron encontrar nada más que escombros. Ayer se realizó el entierro en el Cementerio General de Tiquipaya.

El alcalde, Juan Carlos Angulo, informó que se hará un estudio técnico junto al Servicio de Cuencas de la Gobernación para estudiar qué tipo de trabajos se hace en la torrentera Taquiña. “Son estudios geológicos”, apuntó.

Explicó que, según el monitoreo, el material es inestable, por lo que se debe buscar una estructura de sostén. “Lo que tenemos que trabajar es desde la altura del puente Taquiña, 100 metros hacia arriba, por el riesgo”.

En tanto una vía de la avenida Ecológica permanece transitable.

 

LLUVIAS OCASIONAN DERRUMBES

El director del Servicio Departamental de Caminos (Sedcam), Christian Villarroel, informó que tres vías interprovinciales fueron afectadas por los desbordes de tierra.

La zona de interconexión de los municipios del valle de Cliza, Tarata y la vía que conecta Morochata con Cocapata en la zona Andina se vieron perjudicadas.

“En la zona andina se han registrado dos derrumbes. De momento está transitable, pero los reportes son constantes”, aseguró.

Entre tanto, el responsable de la Unidad de Gestión de Riesgos de la Gobernación, Oscar Soriano, informó que el municipio de Arque también sufrió afectaciones por las lluvias.

 

MANILLAS NO LLEGAN A TODOS LOS DAMNIFICADOS

La Alcaldía de Tiquipaya anunció que desde esta semana los damnificados por la mazamorra serán identificados con manillas.

Sin embargo, varios vecinos de Juventud Chillimarca aún no fueron registrados. En tanto, presentaron quejas sobre el apoyo que se brinda con maquinaria y utilería.

“Hasta ayer, todo el mundo se sentía damnificado, es por eso que hemos identificado con manillas para que de aquí para adelante la ayuda pueda llegar a los compañeros que realmente han sido afectados”, dijo el alcalde Juan Carlos Angulo.

Carlos Soto contó que en la casa de su tío, colindante con la torrentera, el barro alcanzaba el metro y medio de altura.

Desde hace dos días, esta familia contrata maquinaria por 1.700 bolivianos por día.

Ayer el ingreso a la vivienda era viable con dificultad, sin embargo, se observaba en el patio las camas y electrodomésticos anegados con el lodo, que no se pudieron rescatar. “No tenemos botas, por favor”, gritaba el dueño.

Noticias breves por Urbana

Publicidad

Miembros del Tribunal Internacional de Defensa de los Derechos de la Naturalez

“¡Queremos cupos, queremos cupos!”, exclamaron  ayer varios jóvenes en puertas

Ante una plaza llena de devotos de la Virgen de Urkupiña y una reducida presen